Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

lunes, 04 enero 2021

La montaña mágica

lamontagnemagique.jpgLeí hace muchos años en la universidad Los Buddenbroock de Thomas Mann (en traducción al español), que narra la decadencia de una próspera familia de comerciantes de Lübeck a mediados del siglo XIX a través de cuatro generaciones. Me gustó mucho. Un profesor de literatura en el bachillerato nos había hablado de la obra del premio Nobel y en especial de La montaña mágica que nos recomendó leer, aunque advirtiéndonos de que era una novela muy larga. Quedó en mi lista de libros pendientes.

Dio la casualidad de que una amiga vecina me regaló ese libro como en septiembre del 2019, pues quería conocer mi opinión. A ella no la había convencido mucho. Fue un reto ver el libro gordo en edición de bolsillo con casi mil páginas de extensión. Empecé su lectura a mediados de noviembre del 2019 y el 2 de enero de 2021, al cabo de un año largo, por fin lo terminé. No lo leí de corrido, ya que también le dediqué tiempo a otras leccturas en paralelo.

La montaña mágica fue escrita hace un siglo en una época en la que la tuberculosis hacía estragos. Un intento de salvar a los pacientes era internarlos en la montaña para que tomaran aire puro y pudieran recuperarse. Muchos morían, por supuesto. Es una enfermedad bacteriana que se transmite cuando una persona tose, estornuda o habla. Se parece a la COVID-19, ¿no? Es antiquísima, pues se han encontrado huellas en restos humanos del neolítico. Solo después de la Segunda Guerra Mundial se descubren los antibióticos eficaces para su tratamiento. Hoy sigue siendo una de las enfermedades infecciosas que causa más muertes en el mundo.

La novela narra la visita que Thomas Castorp da a su primo Joachim Ziemssen en el sanatorio Berghof en Davos en los Alpes suizos. El viaje planeado inicialmente para tres semanas, en verano, se alarga por siete años. Sabiéndolo de antemano, ya uno tiene curiosidad de entender cómo puede suceder algo tan extraño.

El poeta francés surrealista y dadaísta Paul Éluard conoció a su futura esposa, la rusa Gala, en un sanatorio para tuberculosos como ese. Ella después sería la mujer de Dalí. El pintor Modigliani y el escritor Kafka murieron de tuberculosis. Indira Gandhi padeció la misma enfermedad y estuvo en uno de esos sanatorios, pero por suerte los antibióticos la salvaron.

Otra similitud con la época actual es que los pacientes están como confinados en los sanatorios de montaña. Solo regresaban cuando se habían sanado o porque no aguantaban más ese aislamiento. Muchos morían allí. Para poder pasar el tiempo suficiente del tratamiento en la montaña se necesitaba un cierto nivel de ingresos.

La extensión de la obra es tal, que el autor toca muchos temas de la vida: filosofía, religión, política, medicina, física, amor y muerte por solo nombrar algunos. El espacio y el tiempo son casi personajes principales y temas de reflexión. Los numerosos protagonistas intervienen e influyen en la vida del joven Castorp como el humanista y francmasón Septembrini, el jesuita antisistema e antirracionalista Naphta o el excéntrico rico hedonista Peeperkorn. Por supuesto el amor está presente en la figura rusa de Clawdia Chauchat. El autor profundiza la descripción de ciertos personajes, otros quedan un poco enigmáticos al igual que su pasado o devenir. Parece que Hans Cartorp representa al propio autor en su búsqueda de identidad filosófico-política. Personalmente me siento más cercano a la manera de pensar de Septembrini que de las otras personalidades.

Leí la traducción francesa de Maurice Betz (1898-1946), especialista de autores de lengua alemana. Me imagino el trabajo que esto representó. Parece que refleja y respeta muy bien el estilo de Thomas Mann quien quedó muy contento con el resultado. En resumen, los dos son muy buenos escritores. A veces me tocó buscar el significado de ciertas palabras que son literarias o en desuso o de un contexto que desconozco. En general, se lee muy bien a pesar de las frases tan largas, aunque es mejor estar bien despierto. Me llamó mucho la atención el uso del imperfecto del subjuntivo francés que ya no aparece en la lengua oral, así como algunos pasajes en lengua extranjera al alemán como por ejemplo latín, francés o italiano (estos se resaltan en bastardilla).

Lo que menos me gustó fue el narrador omnisciente que se expresa en primera persona del plural. Me pareció artificial y no me dejó entrar completamente en la historia. El narrador da pistas sobre lo que va a pasar más adelante quitándole así sorpresas al relato. A veces pone demasiados detalles que me parecieron innecesarios. Por momentos es muy exagerado e inverosímil. ¿Cómo puede uno ver desde lejos hasta detalles de las uñas de una mujer desconocida cuando entra por primera vez a un restaurante y se sienta lejos de uno? Creo que la novela ha envejecido en ciertos aspectos que han cambiado con la época como por ejemplo el machismo, el antisemitismo o el código de honor y del deber. Los amores son extraños, a veces platónicos, a veces imposibles, a veces superficiales. Los personajes femeninos son frívolos y poco inteligentes. La mejor parte se la llevan los varones que son los principales actores. ¡Se nota que la mentalidad ha cambiado para bien en este siglo! A veces me parecía leer a Proust y en otras partes al realismo mágico de García Márquez. Curioso.

En conclusión, Margarita, me pareció interesante, bien escrito y en muchos aspectos actual, pero prefiero Los Buddenbroock. Quizás me habían hablado tan bien de la obra que terminé decepcionado.  

La Montagne magique
de Thomas Mann (Auteur), Maurice Betz (Traduction)
Le Livre de Poche (1 janvier 1991)
Français
979 pages
ISBN-13 : 978-2253057529

Un jeune homme, Hans Castorp, se rend de Hambourg, sa ville natale, à Davos, en Suisse, pour passer trois semaines auprès de son cousin en traitement dans un sanatorium. Pris dans l'engrenage étrange de la vie des « gens de là-haut » et subissant l'atmosphère envoûtante du sanatorium, Hans y séjournera sept ans, jusqu'au jour où la Grande Guerre, l'exorcisant, va le précipiter sur les champs de bataille.

Chef-d’œuvre de Thomas Mann, l'un des plus célèbres écrivains allemands du XXe siècle, La Montagne magique est un roman-miroir où l'on peut déchiffrer tous les grands thèmes de notre époque. Et c'est en même temps une admirable histoire aux personnages inoubliables que la lumière de la haute montagne éclaire jusqu'au fond d'eux-mêmes.

Thomas Mann (1875-1955) est l'auteur d'une œuvre romanesque considérable et devenue classique (La mort à Venise, La Montagne magique, Joseph et ses frères...). Il fut lauréat du prix Nobel en 1929.

https://fr.wikipedia.org/wiki/La_Montagne_magique

17:45 Anotado en Libros | Permalink | Comentarios (0) | Tags: alemania, novela, nobel

Dejar un comentario