Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

domingo, 27 diciembre 2020

Palabras terminadas en jota

NV-IMP1029.jpgNo hay muchas palabras que terminan en jota. Conozco aj, almoraduj, boj, carcaj, contrarreloj, erraj, dij, herraj, reloj y sij. Almoraduj la aprendí jugando una partida contra Serge Emig (campeón del mundo 2019). Es otro nombre de la mejorana y del sándalo, que también se puede escribir almoradux. Hay más palabras terminadas en jota que me faltan por aprender: alioj, almofrej, balaj, borraj, cambuj, chuj, gambuj, itzaj, maniblaj, pedicoj, relej y troj. Algunas me han salido en partidas, pero mientras no retenga su significado, no las voy a dominar y no considero que las conozca realmente.

11:33 Anotado en Juegos, Lengua | Permalink | Comentarios (0) | Tags: scrabble, léxico

sábado, 08 octubre 2016

De textos, imágenes, sonidos y sueños

Ferney, sentidosAnoche soñé que estaba pintando pero ya no recuerdo ni qué, ni dónde.

Quizás fue porque antes estuve en la lectura por Bernard Noël de textos que acompañan imágenes de Jean-Michel Marchetti en un libro publicado recientemente.

Fue una sucesión de impresiones que el autor sintió al describir lo que veía. El ejercicio lo llevó a reflexionar sobre ese sentido tan importante para contactar el mundo. Bernard Noël hablaba en uno de sus textos de la vista que se posa sobre un objeto. Pensé en la antigua teoría de la emisión para explicar la visión que ya Platón y Euclides usaban. Según ella los ojos envían rayos visuales a los objetos. En el siglo XI un científico persa explicó que eran la luz del objeto la que entraba en el ojo y no lo contrario. Kepler y Descartes completaron esta nueva teoría aunque la visión de los gatos en la oscuridad los intrigaba.

Cerré los ojos para oír su voz y tratar de visualizar lo que estaba describiendo. También lo hice mientras Gilles Grosrey presentaba al autor pues el temblor incontrolable de sus manos me distraía.

Fue realmente una relación entre libros y luces muy interesante. Lástima que su lectura fue monótona y sin la proyección de las imágenes correspondientes. No sabía si eran fotografías o pinturas. Después ojeé el libro y descubrí que eran como acuarelas abstractas en blanco y negro.

Después fui a tomar una copa al Paddy's Pub. Había un concierto de música folk por un dueto de violín y guitarra. Los dos músicos también cantaban. Aquí fue el sonido lo que me impresionó aunque la visión de toda esa gente bebiendo y charlando completaba muy bien el cuadro. Muy curiosa esa inmersión permanente que nos ofrecen los sentidos y de la que no somos conscientes.

Antenoche el sueño que tuve fue mucho peor. Había asesinado a alguien. No sabía a quién pero estaba seguro de que me iban a capturar. Mi preocupación no era esconderme sino borrar las pruebas que pudieran comprometerme. Estuve enterrando cosas, derribando árboles y tratando de seguir una vida normal, hasta que me desperté y descansé al saber que no era cierto.

Lecture de textes inédits par Bernard Noël
Le 7 octobre à 20h30

Essayiste, critique d'art et romancier salué par Aragon, Mandiargues et Blanchot, Bernard Noël est aussi l'un de nos plus grands poètes. À 85 ans, il accepte en toute amitié d'inaugurer « Livres en Lumières » par une lecture choisie de textes inédits.

Avec la participation de la Librairie du Centre.
Ferney-Voltaire, Livres en lumières, Festival du livre et des écrivains
7-9 octobre 2016
www.ferney-voltaire.fr

 

 

15:19 Anotado en Lengua, Libros | Permalink | Comentarios (0) | Tags: ferney, sentidos

miércoles, 22 enero 2014

Ibagué I

colombia,biblioteca,dario echandia,velada,presentación,firma,ibagué«Caminante, son tus huellas/ el camino, y nada más;/ caminante, no hay camino,/ se hace camino al andar», dijo el poeta Machado y con qué elegancia plasmó esta verdad que muchos ignoran. Por eso hay que disfrutar de los viajes desde antes de la partida y al regreso es bueno analizar y guardar los recuerdos para preparar las siguientes andanzas. Ahora, por ejemplo, repaso la presentación de mis libros el pasado 17 de enero en Ibagué, la ciudad en donde nació mi madre, donde viví de los 3 a los 17 años y que me dio las bases de lo que soy.

Planeé esta presentación desde hace varios meses. Sería la cuarta en la serie después de Ginebra, Ferney-Voltaire y Bogotá. En Madrid, cuando se lanzó el libro de relatos Las seis y una noches, mi editor organizó una serie de entrevistas con la prensa y la radio. Todos esos encuentros tan diferentes por presentadores, entrevistadores y público, fueron interesantes, emotivos y enriquecedores para alguien más bien introvertido como yo.

Después de ver en la Internet que la biblioteca Darío Echandía había sido el teatro de lanzamiento de varios libros, contacté con su director quien muy amablemente me ayudó a contactar con Jairo Orlando Polanco Bolaños, un escritor miembro de la Academia de la Lengua del Tolima y director de la revista Imágenes II de arte y literatura, a quien solo conocí en persona el 16 de enero ya que aceptó leer los libros y animar la velada.

Resultó ser un contemporáneo pues somos del mismo año de nacimiento y apenas un mes separa nuestros cumpleaños. La vida nos llevó por caminos que hasta ahora no se habían cruzado, no obstante compartimos muchos puntos de vista que descubrí en la amena charla preparatoria en la que conversamos sobre libros, literatura en general, edición, tecnología, sociedad, política e historia, entre otros temas. Él escribe más poesía que relato, al contrario de mí. Ya más tranquilos por haber roto el hielo, nos dimos cita para la presentación del día siguiente.

El 17 de junio estuve paseando por las calles calurosas, bulliciosas, multicolores y abarrotadas de la Ciudad Musical comprando los componentes del coctel que ofrecí al final de la tertulia. ¡Qué lejos están los años en que las recorría mimetizado, trasparente y tranquilo! A las 6 de la tarde empezamos a preparar las mesas para exponer los libros y para servir el vino de honor. Pronto llegó el público y tocó empezar.

Calculo que hubo unas treinta personas en la sala. Fue una buena sorpresa dada la poca publicidad que se le dio al evento y que los estudiantes y profesores estaban todavía de vacaciones. Una tercera parte eran amigos y conocidos; los demás, curiosos o amantes de la literatura. A la mesa de los oradores se añadió el señor José A. Vergel, presidente de la Academia de la Lengua del Tolima, quien también había leído mis libros. En seguida se instaló un ambiente de confianza y abrimos un debate interesante.

Además de las preguntas más frecuentes de por qué y para qué se escribe, si me gustaría dedicarme tiempo completo a la escritura o si mezclaba realidad y ficción en mis escritos, me llamó la atención la pregunta de si escribía pensando en cómo hacer que los jóvenes me leyeran o en todo caso si los tenía presentes, ya que se dice que los jóvenes no leen casi nada. No lo había pensado antes. Creo que no hago ningún esfuerzo particular de escritura hacia los jóvenes. A lo sumo pienso en mis hijos como lectores de vez en cuando. Los jóvenes leen más de lo que uno cree pero en sus teléfonos celulares, en un lenguaje nada ortodoxo y un contenido superficial por lo general, pero de ellos saldrán los buenos escritores del siglo XXI.

Me gustó el comentario de José A. Vergel sobre la juventud que él veía en la curiosidad de la gente independientemente de la edad. Es decir, mientras nuestro espíritu esté joven el cuerpo se conserva mejor y la vida es mejor. Lástima que no tuve tiempo de hablar con él ni antes ni después de la tertulia. Será en otro viaje.

Me preguntó un amigo si yo tocaba en mis escritos el tema de la ecología en un lugar preponderante. Tampoco lo había pensado. Creo que el tema aparece de manera secundaria pues es muy actual y está en algunos de los textos, por ejemplo cuando describo los problemas de los pueblos inundados por represas.

Llamó la atención que siendo ingeniero informático me dedique a escribir. Es que cuando empecé en los años noventa me gustó y me fui metiendo cada vez en este mundo. Tuve que explicar cómo hice para coordinar la escritura de un cadáver exquisito entre catorce escritores. Un ejercicio muy enriquecedor.

Me pareció curioso que los presentadores hubieran encontrado dequeísmos, que consideran galicismos, en mis textos. Sabiendo lo que me costó revisarlos con ayuda de un corrector profesional, no creo que hayan quedado muchos errores, aunque siempre se escapan. Lo que pasa es que si escribiera solo para los colombianos hubiera tenido que tener un corrector colombiano que borrara toda la influencia que he tenido con el contacto de hispanohablantes de un mundo más vasto.

De manera general me parece que los colombianos no somos conscientes de los particularismos de nuestro hablar que hacen que no nos demos cuenta de que nuestra lengua tiene muchas variedades tan válidas las unas como las otras. Algunos piensan que el mejor español se habla aquí y que por lo tanto nuestros particularismos deberían de ser la regla. En eso no estoy de acuerdo.

Si queremos tocar un público que pase las fronteras de una región o país, tenemos que evitar demasiados localismos que despistan a los hispanohablantes de otros contextos.

Tomemos un ejemplo concreto: ¿Se dice «se dio cuenta que» o «se dio cuenta de que»? El sistema Diatopix permite analizar el uso de palabras y expresiones en Google. «Se dio cuenta que» gana contra «se dio cuenta de que» en las páginas en español indizadas por Google con dominio México, Colombia y Chile pero NO en los otros países hispanohablantes. Sin embargo la pregunta correspondiente es «¿De qué se dio cuenta?».

El sistema Ngrams de Google Books permite estudiar la evolución del uso de palabras y expresiones en libros. Los resultados son diferentes pues la expresión «se dio cuenta de que» es mayoritaria y en aumento a partir de los años sesenta. En último lugar, en el sitio web de la Real Academia Española, el Corpus Diacrónico del Español (CORDE) nos da más datos. Para «se dio cuenta de que» hay 200 casos en 82 documentos: 88 en España, 24 en Colombia, 22 en Perú y 17 en México, los más antiguos de 1941. «Se dio cuenta que» está en 43 casos de 22 documentos: 19 de Perú, 5 de Cuba y los demás países aparecen con menos de 5 casos, los más antiguos de 1922. Gana la norma.

La variedad de nuestra lengua y las lenguas en general me encantan. Disfruto oyendo acentos y formas de hablar. Hasta el lenguaje de los niños y jóvenes me llama la atención. Eso no quita que hay diferentes niveles del idioma desde el vulgar al culto. Tampoco se puede decir que un hispanohablante de nacimiento hable mal, es su lengua materna forjada con la experiencia viva y la inmersión en su medio. Cuando millones y millones de personas usan una expresión que en otros países suena raro, no se puede decir que no exista o esté mal. Son regionalismos tan válidos como otros.

Pero ya me estoy saliendo del tema. Hay que dejar material par otras notas empezando por el encuentro con amigos del bachillerato el 18 de enero.

Dejé libros para la venta en la librería de la Universidad del Tolima en la esquina de la Calle 10 con Carrera 5; todos son de Ediciones Irreverentes para que los encuentren más fácil. En Bogotá se pueden comprar en la Librería Lerner del norte.