Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

jueves, 06 enero 2011

Algo nuevo en mi cabeza

NV-IMP710.JPGParece que de pronto una zona de mi cerebro ha empezado a funcionar mejor para el árabe. Se trata de la memoria visual de las palabras. Cuando pienso en una palabra en español, francés o inglés, la puedo ver fácilmente en mi cabeza. Cuando recuerdo una calle de una ciudad o una biblioteca o un supermercado, puedo ver los letreros y hasta leerlos. En ruso era más fácil pues muchas letras se parecen al alfabeto latino que usamos en tantos idiomas y al poco tiempo de práctica ya la lectura y escritura no fueron problemáticos; por lo tanto, la memorización del vocabulario fue menos difícil.

Afortunadamente, ayer me di cuenta de que ahora puedo recordar mejor las palabras nuevas viéndolas escritas en mi mente y así poder leerlas mentalmente. Muy curioso, pero útil. Espero que esta activación desencadene en mí un aprendizaje más rápido. Ya veremos.

09:10 Anotado en Lengua | Permalink | Comentarios (2) | Tags: aprendizaje, memoria

jueves, 14 octubre 2010

Por qué estudio árabe, 14/10/2010

NV-IMP692.JPGPorque me gusta aprender idiomas, porque me es útil en el trabajo, porque tengo la posibilidad de estudiar idiomas en mi trabajo, porque a través del idioma se conoce mejor la cultura y las costumbres de los pueblos y se pierde al miedo a lo extranjero, porque es un buen ejercicio y reto intelectual.

El progreso de la humanidad no ha sido siempre creciente; ha tenido sus altos y bajos. La libertad y las comodidades que hoy algunos pueblos disfrutamos, pueden desaparecer, disminuir o aumentar según el camino que tome la historia. Es interesante comparar las sociedades para entender el mundo de hoy e imaginar el de mañana.

Claro que a mi edad se aprende con más dificultad que con un cerebro más joven y me queda poco tiempo para estudiar seriamente. Espero que estas dos semanas de inmersión me sirvan para recuperar el tiempo perdido y para decidir si continúo o no.

07:46 Anotado en Lengua | Permalink | Comentarios (1) | Tags: árabe, idiomas, viajes

lunes, 27 septiembre 2010

Corrector ortográfico

horrores.jpgAlguien se quejaba de los procesadores de texto que subrayan en rojo las palabras que les parecen equivocadas, a veces sin razón, pero dejan pasar errores semánticos del tipo: comer como un cardo y más áspero que un cerdo. Lo lógico sería intercambiar cardo y cerdo en estas dos frases. Una vez, en lugar de cuenta escribí cuneta y claro, el programa ni se enteró. Un amigo me contaba que sus alumnos de ingeniería escribían sus informes o tareas con ayuda del corrector ortográfico pero mal usado, pues aceptaban las sugerencias sin pensar. Así cuando escribían extricto por estricto o espresión por expresión podían escoger extracto y es presión sin darse cuenta del disparate. El resultado puede ser hasta cómico. Sin embargo, estos sistemas se han mejorado con el tiempo y es raro que propongan palabras muy diferentes a la que uno quería escribir. Lo bueno es que ahora pueden detectar errores menos superficiales como la concordancia de artículos y adjetivos con los sustantivos correspondientes. Hay que tener cuidado con las correcciones automáticas que va cambiando errores comunes por la palabra correcta, pues puede escoger la palabra que no conviene. El que debe tener la última palabra es el autor y el que escoge lo que quiere escribir., porque si uno decide escribir un texto surrealista con palabras inventadas a propósito el procesador de texto debe dejarnos la vida tranquila.

Esos automatismos parece que se van a generalizar. Ya las fotocopiadores «inteligentes» toman decisiones sin pedir permiso y terminan haciendo lo menos pensado. Se están probando por ejemplo sistemas de corrección del manejo para detectar el peligro antes del conductor y así poderle avisar a tiempo. ¿Cómo será el futuro?