Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

sábado, 28 julio 2018

Grandpa and grandchild

NV-IMP1003.jpgOnce upon a time Leon, who is almost two years old, but does not know it, and his grandfather, who has many more years and knows it very well, used to go to the park to play (before lunch or after the nap).

Leon likes sequences and loops. They always collect leaves along the way, go to the slides and swings, pick up stones, sticks or sand in a bucket with a shovel and rake.

He no longer takes out his plush rabbit, since one day he lost it and Dad had to go and look for him so the child could sleep. Luckily he found it! Now the plush rabbit awaits him at home very quiet.

Leon likes big trees with fat roots that stand out. He stops on them, hits the trunk with a pebble as if it were a door, jumps from the roots to the lawn and gives a couple of turns to the tree while speaking in his baby language. He repeats it several times until something different catches his attention.

In the park there is a corner with chickens, ducks and goats. Leon knows the noise that those animals make as well as others like the cows, horses, donkeys, cats and dogs.

For him to accept going home, his grandfather has to be very clever to convince him because Leon would like to stay there all day. For instance, on the way home, Grandpa gives him one or two cookies so he can forget the park while sitting in his stroller.

The routine changes a little each day with a different park or tree or children, but Leon always enjoys those walks.

And if the story does not seem to you too long, we will tell it again and again. Once upon a time...

domingo, 13 mayo 2018

¡Venga le echo un cuento! Bogotá en 100 palabras

Bogotaen100palabras.jpgCien cuentos de cien palabras sobre Bogotá. Autores de todos los barrios y edades. La vida real e imaginaria condensada en una página. Muy bien. ¿Qué hubiera escrito yo? ¿Un instante de la vida de un paseador de perros en un parque o del reciclador de basura que escarba para escoger los papeles, cartones, botellas, latas y otros desechos que pueda recuperar o los cuidadores de autos de mi calle que se sienten dueños de ella y deciden quién y dónde se va a estacionar hasta que de milagro aparezca un policía y los haga salir corriendo? Nunca lo sabré.

http://www.bogotaen100palabras.com/

sábado, 17 marzo 2018

Novichock

NV-IMP1000.jpgUna joven está tomando notas en su cuadernillo aparentemente sobre todo lo que ve a su alrededor mientras toma un café en una cafetería. Es de piel negra, tiene el pelo agarrado en cola de caballo, lleva un buzo blanco de lana no muy grueso. A su alrededor se ve una joven de rasgos asiáticos que podría ser vietnamita, japonesa, coreana o china. Está escribiendo en su computador portátil. Usa un ratón. Está muy concentrada en su pantalla. Por la ventana se ve la circulación de automóviles y un bus rojo de dos pisos. Quizás está escribiendo un informe o una presentación. En otra mesa dos hombres charlan; uno de ellos tiene un buzo azul claro. En otra mesa dos mujeres hablan sobre unas fotografías que están en un clasificador. Parecen ser fotos de moda o de vestidos para empleados. Las dos llevan unos anillos metálicos grandes en varios dedos. Las mesas son de color café con leche. El lugar se ve tranquilo. Por las calles circula mucha gente. Parece ser un día de trabajo en invierno o final del otoño. La gente está bien abrigada, con abrigos y gorros; algunos llevan maletines de viaje. Unos esperan el autobús charlando, consultando el teléfono o leyendo el periódico The Guardian. Otros viajan en él. Hay un hombre barbudo, rubio, en vestido de camuflaje militar. Un pasajero habla por teléfono. Un hombre de sombrero negro, bufanda roja y chaqueta de esquí azul que esperaba en la parada de autobús con una gran bolsa de compras se sube al bus. Los buses son rojos. Parecen estar en Londres. La joven revisa sus notas, para de escribir, cierra el cuadernillo, pone las llaves sobre él y termina de tomar su café en un vaso blanco de poliestireno expandido. No se oyen voces, solo música. No hay olores pues son videocámaras públicas que los servicios secretos rusos observan desde Moscú. El novichock, un gas nervioso o agente nervioso compuesto orgánico químico que contiene ácido fosfórico (organofosfatos) capaz de colapsar el mecanismo mediante el cual el sistema nervioso envía mensajes a los órganos del cuerpo, va a salir en un instante de las alcantarillas de la ciudad y muchos habitantes van a morir uno a uno sin remedio. La primera guerra química mundial está por comenzar.