Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

sábado, 10 abril 2021

Serenata

NV-IMP1032.jpgSombras sobre la acera se alargan en movimiento bajo la luz del farol vecino sin que yo pueda identificar de qué se trata detrás de los muros de la casa aledaña, un restaurante muy concurrido en las noches.  Una canción italiana y una guitarra amplificadas por un altavoz portatil vuelan desde el mismo lugar enviándome indicios de un espectáculo itinerante por las calles bogotanas. Imagino un sombrero tirado en el suelo esperando unas monedas como una boca hambrienta abierta mientras uno más de miles venezolanos inmigrantes troca su canto por un amargo sustento diario. 

05:03 Anotado en Vida diaria | Permalink | Comentarios (0)

jueves, 18 febrero 2021

Le tiers temps

LetierstempsG03793.jpgEsta obra de Maylis Besserie ganó el premio Goncourt de primera novela en 2020. Trata de los últimos meses que el escritor irlandés Samuel Beckett pasó en la casa de mayores Le Tiers Temps (El Tercer Tiempo) en París en 1989, año de su muerte. El famoso dramaturgo fue alumno y secretario de James Joyce, ambos ganadores del Premio Nobel.

La novela de Besserie juega con la vida y obra del irlandés mezclando elementos reales con la ficción propia a la novelista. Escribe en primera persona lo que ella supone que Beckett pensaba en esos momentos. También incluye partes médicos o informes del personal del hogar donde vivía el escritor. Se mezclan los recuerdos con la supuesta realidad del momento. Cuando la salud del personaje va empeorando, la escritura también se hace confusa. Me recordó ese divagar que a veces me sucede en la noche cuando por algún motivo no puedo dormir, pero tampoco me levanto de la cama, pasando por momentos de sueño y de conciencia que se mezclan de forma un poco disparatada y descosida, propios del duermevela.

Está bien escrita, aunque por momentos se me hizo larga o monótona. La novela en sí es corta. Tiene apenas 180 páginas. Lo hace a uno sentir en ese ancianato esperando el desenlace de toda una vida. Interesante.

Vi la famosa pieza Esperando a Godot de Beckett hace muchos años en la televisión colombiana. Es una obra típica del teatro del absurdo tan aparentemente sin sentido y que a pesar de lo ilógica deja mucho que pensar e interpretar.

Da la casualidad de que escuché en enero una conferencia virtual sobre el Ulises de Joyce, dictada por el especialista colombiano Azriel Bibliowicz y organizada por la asociación Uniandinos. Se analizaron sus personajes centrales, su argumento, el monólogo interior, el recorrido por Dublín, la simultaneidad de las acciones, sus múltiples formas narrativas, la escatología, la acusación de obscenidad y algunos capítulos que resultan particularmente difíciles, explicando qué los hace tan crípticos. Fue tan interesante que por fin me preparo a leerlo en la famosa traducción de José María Valverde. Ya lo compré y está en espera con una novela de Murakami igual de gorda.

Le tiers temps
MAYLIS BESSERIE
Collection Blanche, Gallimard
Parution : 06-02-2020

Rue Rémy-Dumoncel, dans le quatorzième arrondissement de Paris, se trouve un immeuble blanc – une maison de retraite baptisée Le Tiers-Temps. Au milieu de la cour, un arbre solitaire. Parmi les résidents, un grand échalas, au visage sombre mais aux yeux encore perçants, joue avec ses souvenirs où se mêlent deux langues, l’anglais de son Irlande natale et le français de son exil littéraire. Ce vieux monsieur s’appelle Samuel Beckett.

Ce premier roman dévoile un Beckett surprenant, attendant la fin (un comble), devenu pour ainsi dire l’un de ses propres personnages. On voit défiler les épisodes qui ont marqué son existence, mais aussi la vie quotidienne au Tiers-Temps, où Beckett a réellement résidé. On est saisi par une émotion grandissante à mesure que le roman accompagne le grand Irlandais vers son dernier silence.

184 pages, 140 x 205 mm
Achevé d'imprimer : 01-01-2020
Genre : Romans et récits Catégorie > Sous-catégorie : Littérature française > Romans et récits
Époque : XXIe siècle
ISBN : 9782072878398 - Gencode : 9782072878398 - Code distributeur : G03793

20:19 Anotado en Libros | Permalink | Comentarios (0) | Tags: francés, novela, ficción

lunes, 08 febrero 2021

Sentir que es un soplo la vida

NV-IMP1031.JPG«Que veinte años no es nada», como dice el tango Volver de Gardel, Maldonado y Le Pera. Y aquel otro tango de Alfredo Le Pera: Mi Buenos Aires querido/ cuando yo te vuelva a ver/ no habrá más penas ni olvido. Me caen muy bien estas canciones, ya que hace veinte años estábamos en Buenos Aires, Argentina, con un grupo de doce fanáticos de tango pasando quince días de locura. En esa época, yo ya llevaba más de veinte años viviendo en Francia. ¿Qué tal?

Coni y yo habíamos comenzado a aprender este baile en 1999 con Pablo Inza y Verónica Alvarenga a quienes habíamos conocido en un festival de tango en Lausana y habíamos invitado a Ferney-Voltaire para dar un curso intensivo durante un fin de semana con la asociación Encuentro de dos mundos. Gracias al entusiasmo contagioso de Hélène seguimos organizando durante cuatro años clases semanales y cursillos intensivos con muy buenos profesores europeos, argentinos y hasta de Turquía. El grupo fue creciendo al igual que la motivación. El punto culminante debía ser ese viaje a la meca del tango.

Así nos fuimos Hélène (la verdadera organizadora del viaje y del intenso programa diario), Dominique, Elisa, Fernando, Sylvia, Jacques, Nadia, Thierry, dos parisinos (otra Hélène y Jean-Paul, que siendo este fisioterapeuta a veces daba micromasajes gratis en los descansos), Coni y yo. El mes de febrero no fue la mejor época para ir a bailar en las milongas, ya que el verano porteño es demasiado caliente. Durante los bailes transpirábamos como caballos. De resto, lo pasamos muy bien, gracias al excelente ambiente de camaradería en el grupo y a la calidad humana y profesional de los profesores de tango que tuvimos.

Aunque la ciudad y sus habitantes son muy europeos, en algunos aspectos tienen mucho en común con el resto de Latinoamérica. Los porteños no son como los pintan: son muy simpáticos, serviciales y amables. Parece insólito que un viaje tan largo nos llevara a una ciudad que se parece a Madrid o Roma. Encontramos una acogida y un calor humano extraordinarios.

En realidad, estas dos semanas en Buenos Aires no fueron verdaderas vacaciones. Tuvimos muchas horas de clase y práctica de tango. Quedamos muy contentos con los profesores Nancy y Damián y con Joe Corbata. Vittorio, que nos dio clases de musicalidad en el tango, resultó también ser un personaje único. Las clases fueron muy densas para digerirlas en tan poco tiempo. Íbamos a bailar todas las noches a lugares diferentes en milongas como Viejo Almacén, Gricel, Niño Bien, La Calesita o Sunderland.

Además del tango, todos los días disfrutamos de los encuentros con los porteños y cada ocasión quedó marcada por anécdotas: la gentileza de los comerciantes, las charlas con los taxistas, tan orgullosos de su ciudad y país, que nos aclararon y explicaron muchos detalles de la vida diaria y las dificultades que tienen para salir adelante. No tuvimos problemas de inseguridad, a pesar de que muchas personas nos aconsejaron ser prudentes y vigilantes.

«El tango forma parte de la cultura del país, pero es sólo una pequeña parte. No hay tantos argentinos bailarines de tango, ni tampoco muchas estaciones de radio están dedicadas a él. Es como la java en Francia. Es casi como la salsa en Cuba, que ayuda a atraer el turismo», explicaba Jacques. Hubiéramos querido conocer más el país y no sólo la capital. La única excepción fue la visita al pueblo Colonia de Sacramento en Uruguay, declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO y que se disputaran españoles y portugueses durante la época colonial.

La cocina no nos decepcionó, ya que pudimos comer mucha carne de buena calidad. En los restaurantes “tenedor libre” se podía comer y repetir de todo por solo cinco dólares. Notamos los problemas económicos en el número de mendigos y en la cantidad de casas y apartamentos en venta. Pocos meses después se dio la crisis económica en ese país con la devaluación y el corralito. En este momento Bogotá se me hace tan parecido al Buenos Aires de esa época, por las consecuencias económicas de la pandemia con muchos negocios quebrados y apartamentos en venta, que temo que todo colapse igualmente. Ojalá que no.

El espectáculo que vimos en ese viaje en El Querandí, gracias a Joe, nuestro profesor de tango, fue formidable. Otro sitio especial fue La Confitería Ideal donde estuvimos el primero y el último día del viaje. Un lugar tradicional donde se bailaba tango desde las tres de la tarde hasta las nueve de la noche. Se parecía al salón de baile de la película Le Bal de Ettore Scola. Las milongas son como las discotecas en Francia: hay buenas y hay malas. Cada una tiene su personalidad. En algunas había tanta gente que no se podía bailar placenteramente.

«Cada pareja tuvo sus momentos de crisis durante el viaje, que se pudieron resolver gracias al grupo. Aprendimos mucho y no solamente en tango. El tango argentino implica una relación distinta y más rica entre el hombre y la mujer. Es una verdadera terapia matrimonial», opinaba Sylvia. El ambiente del tango argentino, su música y la emoción que conlleva son especiales. Tiene muchas posibilidades de expresión e improvisación. Está cargado de cultura, es uno de los reflejos de la realidad social de Buenos Aires.

Además, Coni, Elisa y Nadia cumplieron años respectivamente llegando, en el medio y regresando del viaje. En Ginebra, nos esperaba Georges que también cumplió años en febrero y muy especiales ya que era su jubilación. Da también la casualidad de que nuestro coro en Ginebra cumple veinte años en 2021.

Además de mis recuerdos actuales, estas notas están inspiradas en lo que escribí en el boletín de Encuentro al regreso del viaje. Elisa y Fernando son los que más siguieron con el grupo Almatango que así bautizamos en ese viaje. Pero no todo en la vida es tango. Con el tiempo Coni y yo nos alejamos de Encuentro de dos mundos, Almatango y las milongas, aunque nos gusta bailar de vez en cuando y siempre nos dan ganas de tanguear más a menudo. No creo que volvamos a esa locura tanguera. Como dice una famosa salsa de Rubén Blades: la vida te da sorpresas / sorpresas te da la vida.

08:00 Anotado en Ocio, Viajes | Permalink | Comentarios (6) | Tags: tango, aniversario