Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

domingo, 10 julio 2011

Ficción en idioma extranjero

NV-IMP756.JPGA mediados de junio escribí mi primera ficción en idioma árabe. ¡Je, je! Ahí está en la imagen. Teníamos de tarea escribir una carta personal usando las fórmulas de saludo y despedida como si estuviéramos de viaje. Se me ocurrió escribir una carta imaginaria de un personaje del pasado. Me divertí y ahora espero las correcciones de la profe. Me imagino cómo me la entregará llena de rojo. Pero como el viernes tuvimos el examen final escrito, me tocará esperar a septiembre para la corrección si se acuerda de dármela. Me quedan dos meses de vacaciones y para ver si continúo en septiembre.

Creo que mi primer cuento en idioma extranjero fue en clase de inglés en Colombia. Nos habían dejado de tarea une descripción y se me ocurrió escribir la cafetería de la universidad. A la profesora le gustó el tema pero me dijo que no lo había explotado convenientemente. En francés no recuerdo cuál fue el primero. En ruso tuve una profesora muy buena que nos motivaba a escribir sobre temas diferentes. Una vez nos hizo escuchar una canción rusa y luego inventar un cuento. De ahí me salió uno que después traduje a español. Otra vez escribí un cuento sobre el encuentro del pintor Modigliani con una poeta rusa, creo que Akhmatova, en el París de comienzo del siglo XX.

A mí me gustan esos profesores que le dan cuerda a la imaginación de sus alumnos. Hace unas semanas leí unos cuentos en francés de niños argentinos que sus profesoras les dieron de tarea. Me gustaron. No sé qué edad tienen los niños, pero escribir en francés desde Argentina tiene mucho mérito. Unos eran enredados y hasta chistosos, otros no eran verdaderos cuentos sino explicaciones de lo que es la Navidad. Felicitaciones por esa iniciativa.

domingo, 12 junio 2011

En la cabeza de un aprendiz

aprendizaje,memoria,idiomas,orientaciónAdelante, atrás, izquierda, derecha, babor, estribor, proa, popa, este, oriente, oeste, occidente, norte, sur, entrar, salir, adentro, afuera, interior, exterior, importar, exportar, emigrar, migrar, oír, escuchar, ver, mirar, seis, siete, ocho, nueve y muchas otras palabras que seguro me costaron trabajo aprender de niño y que me cuestan aprender en otros idiomas ahora de adulto.

Hay palabras fáciles de aprender ya sea porque las usamos mucho y desde muy pequeños o porque nos suenan bien o son muy diferentes de las demás o logramos identificarlas con algo que nos permite ubicarlas fácilmente. Ahora con el árabe me acuerdo de palabras en ruso cuando las busco en árabe y viceversa. Abrir una puerta con letreros de tirar o empujar en lengua extranjera es una adivinanza. Recuerdo las puertas del metro de San Petersburgo que si no fuera por la gente que entraba por una y salía por otra no hubiera dado con la buena con el solo letrero que tenían.

La orientación en relación con el sol fue algo complicado pues los mapas colgados de la pared tenían el norte arriba pero en realidad es un punto del horizonte, por eso me costaba trabajo imaginar el río Magdalena subiendo hacia el Caribe en las clases de geografía.

He sido malo para memorizar. Aprenderme las tablas de sumar y de multiplicar también me dio trabajo; no tenía lógica al comienzo, pero al final fue la lógica la que me salvó y no la memoria. Cuando me tocó de chico aprender de memoria poemas o papeles en piezas de teatro fue una pesadilla. Estos días por ejemplo buscaba la palabra norte en árabe y me venía la palabra tarde pues mi cerebro las debe de tener almacenadas en lugares muy próximos.

Conozco a extranjeros que confundían en español las palabras chancleta y cachete, piernas y puertas y churros y churrasco… Les sonaban igual o muy parecido. Hoy un colega habló de teléfonos cuando en realidad estaba pensando en elefantes; la fonética le puso zancadilla. Muy curiosa la mente humana.

viernes, 27 mayo 2011

La selva de la traducción

laselvadelatrad.gifTenía este libro en mi oficina desde hacía años esperando una oportunidad de poderlo leer. Como el PC tarda en encenderse a veces, decidí leer unas páginas mientras se conecta en la mañana y sin darme cuenta lo terminé de leer a dosis homeopáticas. Es de un traductor que murió de repente poco tiempo después de haberlo publicado. Me pareció interesante y completo. La gente que no sabe de eso cree que la traducción es algo fácil y natural. Piensan que es una caja negra en la que por un lado entra un texto en la lengua origen y por el otro sale traducido como si se le aplicara un diccionario a manera de pomada. Los monolingües deben de imaginarse que es milagroso. Lo bueno de este libro es que pasa en revista las diferentes teorías de traducción del siglo XX demostrado cómo han cambiado los puntos de vista sobre el tema. En un tiempo el traductor era invisible, el texto original era sagrado, la traducción debía ser o súper fiel al original aunque introdujera palabras o nociones extrañas a la cultura de llegada o al contrario súper respetuosa al idioma de llegada de manera que no se sintiera que era una traducción, el famosos traductor Nida con su trabajo con la adaptación de la Biblia a diferentes culturas es un ejemplo conocido. Después hubo las teorías de la traducción que a partir de ejemplos de traducción se trataba de encontrar modelos y explicaciones de buenas y malas traducciones. Tuvimos a Derrida y su deconstructivismo y su casi irrespeto del original y de su perpetua transformación por el lector y el traductor. Sin olvidar las feministas que querían corregir el idioma de traducciones antiguas machistas y hablar casi de Dios madre. Cuando pienso que la comunicación es una traducción permanente entre nuestro pensamiento, el idioma hablado y de nuevo traducción al pensamiento del interlocutor, me da como vértigo. Es un libro que recapitula muchos temas más o menos conocidos de este mundo tan particular.

La selva de la traducción. Teorías traductológicas contemporáneas
Virgilio Moya
14.0x21.0 cm       Nº páginas: 241 pags
Lengua: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788437621180
Nº Edición:1ª
Año de edición:2004
Plaza edición: MADRID

Hoy son tantas y tan diversas las teorías en torno a la práctica de la traducción que puede dar la impresión de que nos encontramos en el escenario de una segunda Babel. Si ha sido la práctica la que ha inspirado siempre la teoría de la traducción, los tratados, escritos expresamente para dar una respuesta al complicado y misterioso fenómeno de la traducción, son cosa del siglo XX, especialmente de sus últimas décadas. Los capítulos de este libro pretenden englobar los enfoques traductológicos contemporáneos más significativos que desde los años sesenta hasta ahora se han multiplicado vertiginosamente.