Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

sábado, 31 diciembre 2016

Romancero decembrino

sueños, poesía, memoriaEl subconsciente es increíble. Hace unos días vi varios cortometrajes entre los cuáles uno de animación Sonambulo <http://www.arte.tv/guide/fr/064422-000-A/sonambulo> que está basado en el poema Romancero sonámbulo de Federico García Lorca <https://es.wikisource.org/wiki/Romance_son%C3%A1mbulo>. Releí el poema para entender la relación entre los dos. El corto es muy abstracto y musical con mucho ritmo y dibujos que parecen inspirados de Miró, Picasso y Dalí. Está bien hecho. Me recordó animaciones de mi hijo Diego. Se lo comenté y le leí el poema.

Antenoche soñé que yo hablaba en verso y me salía un poema parecido al de Lorca con tal naturalidad que me era más fácil que hablar en prosa. Por la mañana traté de escribir lo que recordaba pero no era bueno. Además no lo terminé:

Rojo como el tinto rojo

y el rojo rojo sangriento.

Como dos nubes llovemos

al suelo lanzando rayos.

La felicidad no vemos.

Solo nos impulsa el viento.

Somos dos reyes malayos

a nuestro antojo viajando.

Negro como el café negro

y el negro negro destino.

Seguir es un desatino

pero hay que vivir sedientos.

La curiosidad muy fuerte

nos puede causar la muerte.

disfrutemos los momentos

el amor nos...

Anoche soñé que estaba viviendo en un mundo imaginario que estoy usando para una novela futurista. ¡Cómo me hubiera gustado haber podido recordar exactamente lo que soñé para usarlo en la novela! Pero el subconsciente es caprichoso y la memoria frágil.

 

domingo, 27 enero 2013

Chants du levant, chants du couchant

NV-IMP835.JPGEstuvo agradable este espectáculo de canto, poesía y un poco de actuación. Fue una sucesión de canciones bien enganchadas con poesía y actuación sobre textos de conocidos autores franceses y algún italiano. Es un dúo de sesentones. El cantante Mathieur Chardet tiene buena voz; su prestación me recordó un poco a Yves Montand quizás por las canciones, la forma de cantar y un poco en los gestos. Los arreglos musicales para clarinete, guitarra y piano fueron compuestos por Ayser Vançin que participa en el espectáculo como acompañante. En el pequeño teatro, los sesenta y pico espectadores estábamos muy cerca del escenario. El frío exterior del invierno se prestaba para estar ahí adentro muy calientitos. El tiempo pasó volando mientras nos olvidábamos de todo el resto del mundo. Los buenos poetas y actores tienen ese arte de hacernos ver las cosas con otros ojos mostrándonos una perspectiva diferente y así dejar volar la imaginación.

Chants du levant, chants du couchant
Un spectacle récital par le duo Mathieu Chardet - Ayser Vançin
Le 26 janvier à 20h30, le 27 à 17h00
Prix des places: 15 € tarif réduit: 10 €

L’homme chante parfois pour s’élever, d’autres fois pour plonger au fond de lui-même, le plus souvent sans savoir pourquoi. Dans tous les cas il y met son cœur et son âme.

De l’aube argentée d’un matin transparent, au crépuscule cuivré d’un ciel tourmenté, en traversant toutes les teintes de nos passions, nos peines et nos espoirs, ce récital de chansons françaises coule comme un torrent limpide déferlant du haut des monts escarpés jusqu’au creux de la plaine où s’étendent les vastes champs fleuris ou les saules pleureurs penchés sur ses berges.

Les airs aux parfums subtils d'Orient et d’Occident, à la fois évocateurs et provoquants, nous offrent une lecture originale des textes de Louis Aragon, Nâzim Hikmet, Francis Carco, Paul Verlaine, Charles Cros, Luciano Molin, Andrée Chédid, Laurent Collet, Karen Sadek, Boris Vian, Robert Desnos, Giuseppe Ungaretti, Jacques Prévert, mis en musique par Ayser Vançin.

Compagnie Thalie, La Comédie de Ferney 33 Grand'rue - 01210 Ferney-Voltaire

domingo, 22 enero 2012

¿Cuándo me besarás?

poesía, Mahmud Darwich, palestinoAnoche el teatro de Ferney estaba lleno de espectadores. Es pequeño pero tenía dos filas adicionales de butacas. El calor de los cuerpos se sumaba a la calefacción. Muchos estuvimos en camisa con nuestros sacos y abrigos sobre las piernas. Un espectáculo que deja huellas en la mente con sus imágenes poéticas, musicales y pictóricas. Me quedó resonando el poema que dice: «Amigo, si el canario no canta, no le eches la culpa a nadie más que a ti. Amigo, si el canario no canta, canta tú por él... Canta».

Quizás se pueda clasificar en lo que ahora llaman en Francia performance, pues un pintor acompaña el ritmo del espectáculo con sus dibujos que va formando con rodillos burdos y que se superponen por capas efímeras. Los tres músicos tocan y cantan. Un acordeón, una guitarra, un banjo, un piano, percusiones, xilófonos van arrullándolo a uno o haciéndonos bailar en nuestros puestos.

Los poemas de Darwich traducidos al francés hablan de ocupación, de violencia, de destierro, de sufrimiento, pero también de amor y de esperanza. A veces se oyen palabras en árabe, pero no muchas. Rápidamente uno traspira con los actores y se mete en la pieza y en el ambiente vivido por ese niño palestino hace años y que otros niños viven hoy en el mundo. Niños que se convierten en adultos demasiado pronto.

Me gustó la pieza. A la salida vendían un disco del espectáculo y un libro bilingüe francés-árabe del poeta. Compré el libro.

Quand m'embrasseras-tu ?
Une pièce de la compagnie Brozzoni avec Georges Baux, Claude Gomez, Abdelwaheb Sefsaf et Thierry Xavier.

La compagnie met en musique les poèmes de Mahmoud Darwich. Les acteurs vont chanter et dire les poèmes de Darwich, ses textes, la beauté de sa langue, en français mais aussi en arabe.

Ce sera une sorte de concert, mélangeant musique d'inspiration orientale, rock, électro.

Un spectacle d'émotions, de sentiments. Un cabaret du plaisir où l'on chante la beauté du monde, l'amour des autres et l'amour des hommes entre les hommes.

Un chemin de vie qui s'oppose au cynisme ambiant, au morbide et au désespoir.

Choisir Darwich, c'est donner voix à la parole d'un poète qui a continué, malgré l'horreur et le désespoir qu'il a vu et vécu, de chanter la terre, sa beauté et par-dessus tout à évoquer l'amour.

Le choix du poète palestinien Darwich n'est pas fait pour prendre une position politique sur un conflit qui hante les jours et les nuits de la planète, mais parce que la maladie de la Palestine est le symbole d'un mal universel. Elle est violente car elle vient de peurs ancestrales. Seule manière de la combattre, c'est d'exprimer les sentiments enfermés en nous, ceux que nous cachons par pudeur, par honte, ou même par éducation. L'émotion, le plaisir, la joie, l'amour, la fraternité, la beauté. Comment ? Par le chant, la musique, la parole, la voix, la lumière.

Les vendredi 20 et samedi 21 janvier à 20 h 30 à la Comédie de Ferney-Voltaire. Tarifs : 15/10