Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

sábado, 25 septiembre 2021

Les Leçons Persanes

Lesleconspersanes.jpgEmpezó el Festival de cine de los Cinco Continentes en Ferney-Voltaire. Será una semana para ver muchas películas. Anoche vi el filme de apertura, una película rusa sobre un campo de concentración nazi donde un judío trata de escapar a la muerte haciéndose pasar por persa y dándole clases de farsi a un capitán SS. Tiene mucha tensión y escenas muy duras. Como Gilles, el prisionero, no sabe farsi, tiene que inventarse un idioma para que no lo descubran. Es tragicómica, bien filmada y con buena actuación, pero no me convenció la trama del idioma por ser demasiado descabellado. Sin embargo, lo tiene a uno en vilo durante dos horas que pasan muy rápido.

 

Les Leçons Persanes
26 janvier 2022, 2h 07min, Historique, Drame, Guerre
De Vadim Perelman
Par Ilja Zofin, Wolfgang Kohlhaase
Avec Nahuel Perez Biscayart, Lars Eidinger, Jonas Nay
Titre original Persian Lessons

Synopsis : Avertissement : des scènes, des propos ou des images peuvent heurter la sensibilité des spectateurs

1942, dans la France occupée, Gilles est arrêté pour être déporté dans un camp en Allemagne. Juste avant de se faire fusiller, il échappe à la mort en jurant aux soldats qu'il n’est pas juif mais persan. Ce mensonge le sauve momentanément puisque l’un des chefs du camp souhaite apprendre le farsi pour ses projets d’après-guerre. Au risque de se faire prendre, Gilles invente une langue chaque nuit, pour l'enseigner au capitaine SS le lendemain. La relation particulière qui se crée entre les deux hommes ne tarde pas à éveiller la jalousie et les soupçons des autres...

https://www.allocine.fr/film/fichefilm_gen_cfilm=271732.h...

jueves, 02 junio 2016

Mandarines

 

Mandarines.jpgMe encantó esta película que muestra lo absurdo de la guerra. Trata de dos viejos estonianos que viven del campo en Abjasia cuando se enfrentan georgianos y los ruso-abjasios en una guerra de independencia. El conflicto termina por llegar a sus casas y a llevarlos a ayudar a dos heridos de ambos bandos. Todos hablan ruso además de su lengua materna. Es extraño ver cómo los soldados y mercenarios se quieren matar sin conocerse y a veces sin buscar a saber si están tratando con amigos o enemigos, dejándose llevar por la intuición que no siempre es justa. La situación es universal y podría aplicarse a muchos países y guerras fratricidas.

Mandarines
Date de sortie 6 avril 2016 (1h27)
De Zaza Urushadze
Avec Lembit Ulfsak, Elmo Nüganen, Misha Meskhi
Genres Drame, Guerre
Nationalités Estonien, Géorgien

Synopsis : En 1990, la guerre fait rage en Abkhazie. Un village ne compte comme seuls habitants qu’un vieil homme, Ivo, et un producteur de mandarines, Markus, - tous deux d’origine estonienne - qui refuse de quitter sa plantation alors que les fruits sont presque mûrs. Le conflit est de plus en plus proche mais Ivo décide de venir en aide à Akhmed, un Caucasien blessé, et le cache chez lui. Markus, à son tour, découvre un Géorgien laissé pour mort sur le champ de bataille. Il l’emmène lui aussi chez Ivo. Deux combattants de camps opposés se retrouvent alors sous le même toit…

http://www.allocine.fr/film/fichefilm_gen_cfilm=232415.html

 

jueves, 27 febrero 2014

Guerras fratricidas

fotografía,guerra,pazEl médico tarda en llegar. El abuelo tiene fiebre y delirios. De pronto se despierta y me mira con ojos vidriosos y desorbitados. Trato de calmarlo, pero no me reconoce. Me quita la foto de la mano y la observa en su extravío. Dice cosas que no entiendo. Me vuelve a mirar. «Montescos y Capuletos», murmulla. Es la foto en blanco y negro enigmática que acabo de sacar del cajón de su mesa de noche. Ahora de repente recuerdo que de niño, en este mismo cuarto hace mucho tiempo, él me la mostró y me contó su historia.

Fue tomada hace cien años. Seis hombres y seis mujeres muy elegantes, con sombreros y vestidos de domingo. Están en un jardín o un parque, cerca de un árbol. Tres están sentados en el suelo, los demás, de pie. Todos los hombres tienen corbata o corbatín. Las mujeres tienen faldas que les llegan debajo de las rodillas. Solo unas tres mujeres miran a la cámara. Los demás observan hacia la izquierda de la escena, salvo dos hombres sentados que miran a la derecha. Sus atuendos hacen pensar en un clima más bien frío. Un hombre tiene la mano derecha dentro de su chaqueta, cual Napoleón criollo.

Forman parte de los invitados al matrimonio de un Montesco con una Capuleto que iba a sellar la paz entre los dos clanes familiares. Llevaban muchos años en guerra por el poder local matándose unos a otros en una venganza sin fin de la que ya nadie recordaba el comienzo. Un odio hereditario.

Eran los mismos aunque se quisiera resaltar que los unos eran conservadores y los otros liberales, o unos de izquierda y otros de derecha, o unos ateos y otros teístas, unos comunistas y otros monárquicos. Cada familia tenía sus protegidos y sus enemigos. Querían eliminar al bando opuesto como si fuera yerba mala o la gangrena que les comía el cuerpo social. Todos iguales, acaparando el poder, la corrupción, el clientelismo y la riqueza, excluyendo o esclavizando a otros para dominarlos y doblegarlos mejor.

La idea del matrimonio fue del abuelo de mi abuelo, don Rafael Capuleto. Se había inspirado en las alianzas que con matrimonios entre soberanos europeos habían terminado con guerras centenarias haciéndolos todos parientes. Juan Montesco y Ana Capuleto se iban a casar el día de la foto que fue tomada en el parque frente a la iglesia en el momento en que la novia llegaba. Pedro Montesco es el que tiene la mano dentro de la chaqueta. Era el único que no estaba de acuerdo con esa unión contranatural según él. Un instante después sacó una pistola de su chaqueta y con ella mató a la novia y al padre que estaban llegando en ese momento. Una balacera entre los dos bandos acabó con las vidas de muchos de ellos, incluyendo a Pedro, y con la esperanza de una paz duradera.

Ahora yo, Pablo Capuleto, espero la llegada del médico, María Montesco, que aceptó venir a salvar a mi abuelo si todavía es posible. Sé que nos gustamos a pesar de la enemistad que empaña nuestro futuro. Quiero darle una nueva oportunidad a la paz. Todo dependerá de su actitud para con mi abuelo. En el cajón donde estaba la foto hay un revolver que no dudaré en utilizar si ella hace algo indebido. Espero que no. Ojalá ella y yo podamos casarnos para realizar el sueño centenario de nuestros antepasados, para reconstruir con bases sólidas el edificio frágil de esta sociedad descompuesta y así acabar con esta maldita guerra que nos desangra inútilmente.