Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

martes, 25 diciembre 2018

Espíritu navideño

NV-IMP1005.jpgEstoy de acuerdo en que la Navidad es importante por el espíritu de familia, de compartir y de estar reunidos sin importar las ideas religiosas. Imagino a los hombres primitivos temiendo que los días no dejaran de acortarse y muriera el mundo de frío en una noche eterna en esta época del año.

De niño a veces pasábamos Navidad en una finca de amigos. Nuestras dos familias eran numerosas. Los padres, la docena de hijos de muchas edades y otros familiares y amigos formábamos un grupo alegre y bullicioso. En esa época del año en el trópico hace calor y no suele llover mucho. El Niño Dios nos dejaba los regalos durante la noche mientras dormíamos. Íbamos a nadar a un río cercano o montábamos a caballo. Había música, baile, bebidas y comida típica. Rezábamos la novena y quemábamos pólvora.

Con mis hijos una vez pasamos una Navidad en las montañas nevadas de Grenoble, Francia, como en esas fotos de invierno que veíamos en Colombia y parecían de mentira. Esa vez me sentí realmente dentro de una de ellas en un pueblo blanco de nieve, con las luces y el frío. De nuevo éramos dos familias de amigos con menos hijos pero sin embargo llegamos a formar un grupo numeroso junto a la chimenea abriendo regalos, compartiendo de nuevo momentos de intercambio familiar y amistoso.

Quizás la más bonita Navidad fue hace ya como veinticinco años. Había llevado a mis hijos a ver un pesebre peruano animado en Ginebra, Suiza. Mi esposa se había quedado en casa preparando la cena. De regreso empezó a nevar y había que subir hasta la falda de la montaña donde vivíamos. El camino parecía más largo y lento. Cuando llegamos a Gex todo estaba de nuevo blanco, silencioso y luminoso como en una Navidad de postal. ¡Felices fiestas!

domingo, 19 diciembre 2010

La relatividad del tiempo

CIMG0524a.jpgHace una semana regresé de vacaciones pero parece mucho más. Tuve muchísimo que hacer al volver a la oficina. Claro, como es raro irse por un mes en esta época del año, los que quedaron trabajando generan mucho más trabajo para los ausentes. Volver al ritmo con seis horas de cambio de horario por recuperar no fue tan fácil. Tuve sueño a mitad de las tardes y me costó trabajo dormirme y luego despertar. Ya hoy creo que estoy cuadrado de nuevo. Otra sorpresa para esta época fue la nieve que cayó en abundancia dejando todo blanco. Bonito pero perturbador para el transporte. Por suerte conseguí neumáticos de invierno para mi carro. Eran los últimos cuatro que quedaban de esas dimensiones en mi garaje. Para colmo de males el apartamento estaba helado por un cambio en la calefacción central del edificio. Tomó varios días calentarlo. El gas también estaba cortado. Un lío. Me salvé de la nevada del 1º de diciembre que parece fue muy fuerte. Hoy volví al fitness después de mes y medio de ausencia. Ahí fueron los músculos los que sufrieron volviendo al ejercicio. Por fortuna durante las vacaciones se camina mucho, mientras que en el trabajo uno se la pasa casi todo el día sentado. Con el solsticio de invierno que se aproxima, las noches se han hecho muy largas y dan todavía más ganas de dormir. En fin, no me quejo de nada pues hay mucha gente que está peor empezando por la cantidad tan grande de damnificados en Colombia por culpa de las lluvias. Me gustaría saber a qué asociación seria se le puede enviar dinero sin riesgo de que se la roben y no le llegue a los necesitados. A ver si vuelvo al ritmo de escritura que me gusta llevar a diario. En el Google dicen que hoy Edith Piaf cumple 95 años de su nacimiento; no sabía que fue solo un año mayor que mi mamá y festejaban cumpleaños el mismo día.

22:49 Anotado en Elucubraciones | Permalink | Comentarios (0) | Tags: trabajo, invierno

sábado, 09 enero 2010

Polo Norte

NV-IMP587.JPGLa nieve cambia todo el paisaje alrededor. Me hizo pasar casi una hora en el carro camino a casa anoche mientras que en condiciones normales el trayecto dura unos quince minutos. El sueño de niño del trópico de conocer la nieve ya quedó atrás hace muchos años. Sin embargo me sigue gustando ver caer nieve, ver los parques transformados, pensar en la vida en los países nórdicos con noches interminables en invierno y días interminables en verano. Parece que las nubes se calientan cuando producen nieve; es el fenómeno contrario a cuando se derrite pues en este caso absorbe el calor y enfría su entorno. Cuando vi rusos corriendo por las calles de San Petersburgo para comprar y comer helados al final del invierno hace años, me sorprendí mucho; yo tenía ganas de tomar un café o un chocolate caliente y ellos comían helados. Tomar sopa caliente en invierno es un placer que se parece a tomar gazpacho en verano. Pienso en la vida de los hombres prehistóricos en una Europa glacial, pienso en la Edad Media en invierno en un monasterio helado, como en la película El nombre de la rosa. Quiero aprovechar del frío ahora para no quejarme en verano cuando el calor no me deje dormir. Ver la nieve por la ventana disfrutando del calor del cuarto es un espectáculo. Caminar en un parque helado de nieve pero en un día soleado me gusta, pero que no dure demasiado tiempo, a menos que esté muy bien cubierto. Me han dicho que la traducción al español del francés congère es quizás ventisquero o también banco de nieve. Seguro que son palabras que no se necesitan en el trópico, en mi país, aún en las frías noches bogotanas. Lo que lo hace a uno pensar la nieve en invierno.

08:00 Anotado en Naturaleza | Permalink | Comentarios (3) | Tags: nieve, invierno