Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

domingo, 13 mayo 2018

¡Venga le echo un cuento! Bogotá en 100 palabras

Bogotaen100palabras.jpgCien cuentos de cien palabras sobre Bogotá. Autores de todos los barrios y edades. La vida real e imaginaria condensada en una página. Muy bien. ¿Qué hubiera escrito yo? ¿Un instante de la vida de un paseador de perros en un parque o del reciclador de basura que escarba para escoger los papeles, cartones, botellas, latas y otros desechos que pueda recuperar o los cuidadores de autos de mi calle que se sienten dueños de ella y deciden quién y dónde se va a estacionar hasta que de milagro aparezca un policía y los haga salir corriendo? Nunca lo sabré.

http://www.bogotaen100palabras.com/

martes, 17 abril 2018

Bogotá Contada 4

BogotaContada4.jpgEste libro forma parte de una serie de libros de relatos sobre Bogotá escritos por diversos autores que han sido invitados a la ciudad para eventos literarios. Son ediciones gratuitas cuyo objetivo es circular libremente entre los lectores. En este número hay siete escritores de los cuáles solo uno es colombiano y ha vivido en esta ciudad. Me gustaron los relatos por sus diferentes puntos de vista. Los extranjeros miran la ciudad con nuevos ojos tratando de compararla con los estereotipos y prejuicios que tenían antes de llegar aquí. Algunos toman la excusa de escribir sobre Bogotá para crear literatura, otros relatan sus impresiones al pasar por la capital colombiana.

El relato de Ricardo Cano Gaviria es el más largo y el que me pareció más interesante pues tiene reminiscencias de su juventud cuando trabajaba en la Librería Buchholz en la avenida Jiménez en pleno centro de la ciudad. Me hizo recordad mi propia niñez y juventud en esta gran urbe que tanto ha cambiado. Volví a ese tiempo cuando de mano de mi padre recorría las viejas calles de La Candelaria y me mostraba entre otras cosas los lugares donde asesinaron a Uribe Uribe o a Gaitán. Volví a mi juventud cuando estudiaba en la Universidad de los Andes y buscaba libros en esa misma librería o en la Librería del Ingeniero no muy lejos de ahí. Volví a ese tiempo cuando trabajé en una empresa comercializadora de minicomputadoras en un viejo edificio cercano a la Buchholz. Sentí el olor a café de los viejos bares tradicionales del centro, el incienso de las antiguas iglesias coloniales o el bullicio del mercado de San Victorino un poco más abajo de allí. Hoy esa avenida está reservada al Transmilenio y los peatones. Recuerdo el servicio de traducción del Ministerio de Relaciones Exteriores donde me tradujeron los documentos que tuve que presentar para postular a una beca del Gobierno Francés.

Muchas imagenes y sensaciones brotaron de mi mente como de una magdalena de Proust. Tuve un poco de nostalgia por esa Bogotá lluviosa y sin embotellamientos monstruosos ni Pico y Placa como hoy. Cuando me vine a estudiar a la universidad desde mi cálida Ibagué, Bogotá me pareció fría y enorme. Hoy después de haber pasado tantos fríos inviernos en Europa, ya no la siento tan fría aunque eso sí más extensa y poblada que antes. No es más fría que una primavera o un otoño fresco en Francia. Me gustan sus actividades culturales y la variedad de restaurantes que ofrece, pero me agovian los trancones y atascos de tanto peatón, bicicleta, moto, carro, taxi, buseta y bus. Me agovia la pobresa, ver tanto mendigo o vagabundo en los semáforos o durmiendo debajo de los puentes o viviendo en los caños. La siento todavía lejana pues a pesar de tener familia y viejos amigos en ella, no estoy en casa, me siento de paso. He conocido nueva gente amable y agradable, trabajadora y entusiasta, jovenes y viejos. No creo que me instale a vivir permanente en ella, pero no hay que decir de esta agua no beberé.

 

Bogotá Contada 4

Instituto Distrital de las Artes – Idartes, 1 nov. 2017 - 168 pages

Con esta cuarta edición de Bogotá Contada, el programa suma ya 39 escritores de 17 nacionalidades. Así, la ciudad sigue siendo un campo abierto para la construcción de relatos sobre ella, los cuales fluctúan entre el realismo más descarnado y la desbordada fantasía, pues en la literatura, y en el arte en general, las posibilidades tienden a ser infinitas.

Autores: Eduardo Halfon, Horacio Castellanos Moya, Hebe Uhart, Marina Perezagua, Edmundo Paz Soldán, Lina Meruane Boza y Ricardo Cano Gaviria.

https://books.google.com.co/books/about/Bogot%C3%A1_conta...

jueves, 27 octubre 2016

Regreso a un mundo feliz

regreso_mundo_feliz.jpgMe gustó este libro de relatos variados sobre el tema de Un mundo feliz de Aldous Huxley, es decir esos sistemas políticos opresores que veía venir el escritor británico en los años treinta del siglo XX. Se lee fácilmente y uno va saltando por diversos y sorprendentes universos. En él los mundos son más o menos lejanos del presente, algunos son incompatibles entre sí, otros podrían cohabitar.

A mí me cayó muy bien la propuesta del editor y escritor Miguel Ángel de Rus de participar en esta antología pues hace rato estoy madurando una novela o una colección de relatos sobre un mundo imaginario dentro de un siglo. Ciencia ficción, anticipación, utopía, pesadillas, paraíso terrestre, no lo sé. Estoy documentándome, escribiendo y proyectándome en ese futuro posible que quizás espera a la humanidad para bien o para mal. Mi relato está enmarcado en ese proyecto personal y cuadra muy bien con esta antología.

Tengo algunos ejemplares en casa para la venta. ¿Quién se anima?

Regreso a un mundo feliz
Autor: Antología
Edición literaria: Pedro Amorós
Colección 2999. Nº: 10
ISBN:978-84-16107-69-8 • 126 páginas o PVP:12€

Aldous Huxley iluminó a la humanidad en 1932 al mostrarnos cómo serían las dictaduras del futuro en su novela Un mundo feliz, un libro que aún hoy resulta visionario y que ha influido en la literatura, el cine, la música y la filosofía. Sus predicciones del uso de drogas para manejar a las masas, la eliminación de la individualidad desde la infancia, la creación de "estados de trance" para instalar doctrinas, la reproducción asistida, el sexo como entretenimiento, los altavoces ubicuos y los sucedáneos de pasiones, son el mejor retrato de nuestro tiempo. [...]

En Ediciones Irreverentes surgió la duda de cómo sería el mundo feliz que se podría intuir décadas después. A esa pregunta responden con sus relatos en Regreso a un mundo feliz Miguel Ángel de Rus, Elena Marqués, Félix Díaz, Teresa Galeote, Francisco Javier Illán Vivas, Olga Mínguez Pastor, Belén Rodríguez Quintero, José Luis Caramés Lage, Francisco Legaz, Francisco José Segovia Ramos, Nelson Verástegui y Pedro Amorós, quien además es autor del prólogo, en el que se afirma «Las advertencias de Huxley no se cierran con la cuestión de la energía nuclear. La imagen del totalitarismo avanzando con frenesí es recurrente en el pensamiento de Huxley. Los estados emplean todos los métodos a su alcance para lograr el objetivo que planean: la servidumbre. [...] La tragedia radica en nuestra incapacidad para frenar a las organizaciones comerciales y políticas que, implantando sofisticadas técnicas de manipulación y favoreciendo los intereses de una minoría, controlan las ideas y los sentimientos de las masas».

[...]

http://www.edicionesirreverentes.com/2099/regreso_mundo_f... .