Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

sábado, 11 febrero 2012

¿Caballo loco?

GVA_CrazyHorseParis_P.jpgEl espectáculo de Crazy Horse juega mucho con las luces que visten a las bailarinas casi desnudas mientras estas  simulan cantar canciones grabadas que las acompañan. Se veían altas pero creo que el escenario las ayudaba con las cortinas cerradas de tal manera que solo dejaban ver una parte muy pequeña en el medio. Además de las luces de colores sobre los cuerpos, se proyectaban entre cada número cortos de cine o de animación. Las canciones y los textos fueron casi siempre en inglés.

Tuve pocas sorpresas en este espectáculo de cabaré pues a lo largo de los años he visto muchas de sus secuencias en la televisión, excepto uno de claquetas y tamborileo con las manos sobre una mesa entre un hombre y una mujer (vaya fue el único hombre en el escenario) que me gustó por su ritmo y humor.

Me dejé vencer por la curiosidad me llevó a comprar boletas a última hora para asistir por fin en persona. El teatro se llenó rápidamente. Había muchas butacas condenadas con un telón negro encima que impedían su uso. Supongo que los organizadores habrán querido para pagar menos por el alquiler teniendo en cuenta que no pondrían en venta la totalidad del teatro.

Nos tocaron las pocas butacas que quedaban juntas, si no, hubiera tocado sentarse lejos uno del otro. En realidad había puestos libres bien situados cerca de la escena pero a un precio que no queríamos pagar (¡250 francos!) siendo que las nuestras constaron cinco veces menos. No sé cuánto costará verlo en París. Si ganara la lotería, quizás iría otra vez a la Ciudad Luz a ver este u otro de más cerca.

Lo bueno de estar lejos del escenario fue que no nos quedaron tan cerca los altavoces que nos hubieran dejado sordos en algunas partes por su música aguda demasiado fuerte. Recuerdo una vez en Cuba en el cabaré del hotel Nacional (creo) que nos tocó tan cerca del escenario que hasta nos caía polvo levantado por las bailarinas cuando se acercaban a nuestra mesa desde lo alto.

Una canción que se repitió como tres veces acompañando a una bailarina casi desnuda que lanzaba besos nos quedó sonando en la cabeza. De camino al estacionamiento la oímos tararear por otros espectadores y esta mañana me sonaba todavía con su sonsonete dubidubidú, dubidubidú...

También me dejó pensando en lo efímero de la belleza y la relatividad de las costumbres. Estas bailarinas que se ven tan jóvenes, bellas, proporcionadas y profesionales en su arte, ¿qué harán de sus vidas dentro de unos años? Si viviéramos en un mundo de nudistas, ¿los espectáculos de cabaré serían de gente muy vestida?

Forever Crazy
Un spectacle du Crazy Horse
Cabaret/Revue
du 08/02/2012 au 19/02/2012

Live Music Production présente ce spectacle. Portes: 1h avant le show

Après avoir joué à guichets fermés durant 15 soirs au Théâtre du Léman, ELLES REVIENNENT EN 2012.

Le Crazy Horse Paris, cabaret et créateur de spectacles de renommée mondiale, présentera son spectacle Forever Crazy, pour un nombre limité de représentations du 8 au 19 février 2012.

Inspiré du thème éternel de la féminité, Forever Crazy consiste en une série de tableaux esthétiques et visuels présentés par une troupe multiculturelle de dix magnifiques danseuses.

Forever Crazy a été conçu comme un hommage à Alain Bernardin, fondateur du Crazy Horse. A mi-chemin entre l'art et le divertissement, ce spectacle se présente comme un kaléidoscope unique de beauté, de grâce, de passion et de précision... pour une soirée inoubliable !

http://www.theatreduleman.com

16:18 Anotado en Espectáculos | Permalink | Comentarios (4) | Tags: cabaré, baile, erotismo

lunes, 12 diciembre 2011

La fiesta de las luces

NV-IMP788.JPGPor fin pude ir a la fiesta de las luces en Lyon este año. Hacía tiempo que veía en televisión los reportajes sobre las famosas iluminaciones de diciembre pero ya era demasiado tarde para conseguir un hotel cercano del centro. Este año aunque reservé en noviembre ya me tocó un alojamiento fuera de la ciudad.

Fuimos el viernes por la noche y regresamos el domingo a mediodía. El sábado estuvimos andando por el centro de la ciudad desde las doce hasta las once de la noche, para llegar al hotel, muertos de cansancio.

Hacía tiempo que no me encontraba en un lugar con tanta gente en las calles. En algunos lugares no se podía pasar. En otros tocaba forzar el paso o dejarse llevar por la masa de gente. A las seis de la tarde participamos en una visita guiada de dos horas recorriendo los espectáculos más importantes y accesibles. El guía era una señora austríaca que lleva más de cuarenta años viviendo en Francia. El grupo era de dieciocho personas que seguíamos el paraguas naranja de nuestra guía para no perdernos.

En la plaza Bellecour estaba la estatua ecuestre del rey LuisXIV con unos globos que parecía que se lo iban a llevar volando. En el río Saona habían iluminado varias iglesias con luces que cambiaban de colores y que con rayos láser comunicaban unos monumentos con otros. En la plaza de los Célestins estaba el que más me gustó: un juego flipper gigante que iluminaba el edificio mientras una persona jugaba desde un pupitre en medio de la plaza. El de la plaza de los Terreaux también estuvo muy bien hecho pues sobre los edificios se veían unos caballos que se escapaban de la fuente que queda en el centro de la plaza y la Garona los persigue. A veces daba la impresión de que el edificio se caía por pedazos. Había tanta gente que tocaba entrar por un extremo de la plaza y salir por el otro siguiendo unas flechas de luz que indicaban el camino. Desde lejos vimos un elefante gigante que se movía en medio de la multitud. Era imposible acercarse de tanto gentío.

Todo estuvo grandioso e impresionante. Almorzamos en uno de esos restaurantes típicos de Lyon que llaman bouchon y paseamos por los pasajes que atraviesan las casas por el interior que llaman traboules.

Hace un año estuve en Medellín, Colombia, viendo las iluminaciones que son muy bonitas pero nada dinámicas como las de Lyon. Vale la pena ir a ver estos espectáculos aunque sea una sola vez en la vida.

http://www.fetedeslumieres.lyon.fr/

sábado, 22 octubre 2011

Le Roi se meurt

NV-IMP778.JPGEsta pieza de teatro nos dio tema para conversar con amigos después de verla. Es absurda y cómica a la vez. Me recordó la agonía de Franco o la del papa. Los actores son buenos, lo mismo que la puesta en escena. A pesar de que fue creada en 1962 sigue muy vigente, pero es natural ya que seguimos y seguiremos muriendo y hasta el último momento pensando o esperando ser inmortales. Nada más pensar en la muerte del dictador Gadafi para ver cómo la gente se puede aferrar al poder hasta el último instante con la esperanza de que un milagro prolongará la existencia. Y es que a pesar de que la muerte está en la televisión, en los periódicos y en el cine, la gente quiere ignorarla y cada vez estamos menos familiarizados con ella. Al fin y al cabo uno termina sintiéndose en la piel del rey que no quiere morirse pero termina aceptando la realidad. Me gustó.

Le Roi se meurt
d'Eugène Ionesco
Du 11 au 23 octobre
Par la Compagnie Thalie
Prix des places: 15 €, tarif réduit 10 €
Mise en scène : Thomas Freitag, Annick Gambotti
Scénographie : Daniel Rouiller
Création costumes : Jane Lebesque, confection: Dominique Appert
Musique originale : Stéphane Burki
Création lumière et régie : Adrien Laneau
Avec : Dominique Auvray, Polina Eremina, Thomas Freitag, Denis Frenkel, Annick Gambotti, Oscar Garcia Martin

Si chacun d’entre nous estime sa vie comme étant unique au point d’en sacrifier d’autres, si nous sommes persuadés de représenter à nous seuls tous les autres, si par d’obscures ou de claires visions nous attestons que nous valons bien le monde et que le monde nous vaut bien, alors ne serait-ce pas la dernière phrase que nous pourrions prononcer : « Qui veut me donner sa vie ? Qui veut donner sa vie au roi, sa vie au bon roi, sa vie au pauvre roi ? »

Le roi demande, il n’ordonne plus, ses dernières volontés sont ses derniers actes, ses mouvements sa dernière volonté, sa voix son dernier cri, tout est trop tard, tout est passé, tout est fini.

Si Ionesco nous dévoile sa peur de la mort et l’inutilité de l’existence, il n’en reste pas moins une pièce qui est bien vivante et qui jusqu’au bout tente de résister à la facilité de l’abandon.

A voir du 11 au 23 octobre 2011 à 20h30 , 17h le dimanche
Relâche : lundi
Spectacle produit avec le soutien de la communauté de communes du Pays de Gex
http://www.compagniethalie.org/