Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

lunes, 17 mayo 2010

Recital de piano inesperado

NV-IMP656.JPGDe pura casualidad estuvimos en un recital de piano en Divonne ayer por la tarde. Paseábamos por ahí, vimos entrar gente a la sala de espectáculos y los seguimos. El sábado al contrario quisimos ir a ver una pieza de teatro pero por un error de fechas y de distracción, había pasado una semana antes y nos la perdimos.

El pianista es Gustavo Martínez Pricolo, un virtuoso argentino que nos hipnotizó con obras de Chopin, Liszt y Musorgsky. Ver tocar esas piezas de memoria es muy impresionante. ¿Cómo puede alguien tocar tan bien esas piezas complicadas?

Cuando lo vi me pareció que lo conocía y durante el concierto estuve pensando dónde y cómo. Después me acordé que un amigo argentino lo conocía y había propuesto que diera un concierto con una asociación de la que yo era presidente por allá en el 2001. Me había dicho (si es el mismo) que era una persona tímida, reservada y que cuando tocaba piano se transformaba y su genio explotaba de manera grandiosa. ¡Tenía razón! Ahora me pregunto si no lo vi alguna vez en un concierto de tango. Es posible.

lunes, 22 marzo 2010

Primavera

NV-IMP625.JPGHoy pensando en la primavera me llegó el recuerdo del pasillo Pesares de José Barros. Una canción sencilla y triste que en apenas cuatro o cinco frases encierra un mensaje de desesperación:

¿Qué me dejó tu amor que no fueran pesares? ¿Acaso tú me diste tan solo un momento de felicidad? ¿Qué me dejó tu amor?, mi vida se pregunta y el corazón responde: pesares. La primavera de mi amor contigo no tuvo perfumes y hasta la propia vida se me fue llenando de desilusión.

José Barros era un compositor colombiano de la costa caribe. Son más conocidas sus obras alegres y bailables. El amor es misterioso: puede dar felicidad cuando se es correspondió y amargar la vida cuando hay rechazo o incomprensión. Si esta canción tuvo tanto éxito será porque en ella resonaban los sentimientos de mucha gente. Total son temas comunes a rancheras o fados que también tienen sus aficionados. No me imaginaba que la palabra primavera que normalmente es alegre me trajera por asociación esas frases tristes.

http://www.youtube.com/watch?v=y_50tBh2zWM

13:11 Anotado en Música | Permalink | Comentarios (2) | Tags: canción, tristeza

domingo, 03 enero 2010

Memoria sonora

Mozart-quatuor_dedies_a_Haydn_k458.pngOyendo una obra de Haydn para un cuarteto de cuerdas he caído en la cuenta de que de cierta manera podemos decir que el sonido musical se pudo almacenar para su reproducción ulterior mucho antes de la invención del magnetófono o del disco. Las partituras son precisamente una forma de lograrlo. Este compositor del siglo XVIII dejó su obra escrita sobre papel. El cuarteto que la ejecutó para un programa de televisión hace unos meses lo hizo aproximadamente dos siglos después de creada. Los micrófonos permitieron transformar el sonido en señales eléctricas que fueron almacenadas en sistema de grabación digital. El día de su transmisión en la televisión estábamos oyendo lo que el compositor escucho en su cabeza o algo que se parecía mucho. Seguramente el sonido de los instrumentos actuales o la manera de interpretarlos han cambiado, pero esencialmente el resultado es lo mismo.

Dado que el lenguaje es primero oral, la escritura es otra codificación del sonido para su reproducción futura. La pronunciación también evoluciona y se nota por ejemplo cuando oímos grabaciones de discursos políticos o de poetas de comienzo del siglo XX; suena muy raro. Es sabido por ejemplo que el estudio de las rimas en poemas antiguos permite deducir la pronunciación de un idioma en otro tiempo.

Leer un texto antiguo, con ortografía arcaica y poder entender el mensaje original es para mí sorprendente. Existe una rama del saber que se llama paleoescritura y estudia la escritura antigua. Vi en la televisión hace unos meses una pieza de teatro de Molière representada como en la época de su creación tanto en la pronunciación del francés como en los gestos, el maquillaje y la escenografía.

Cuando estuve tan interesado por aprender a bailar tango hace diez años, tuve la oportunidad de estudiar un lenguaje de escritura de coreografías que permite codificar los pasos complejos de cualquier baile o desplazamiento en el espacio. Fue muy interesante ver cómo el ser humano se las ha ingeniado para memorizar con ayuda del papel tanta información compleja.

Me impresiona pensar en esos mensajes que seres humanos de otra época han dejado para la posteridad. Curioso, curioso.

08:00 Anotado en Música | Permalink | Comentarios (0) | Tags: lenguaje, codificación