Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

sábado, 26 diciembre 2015

Noche de Paz

NV-IMP938.jpgSi todos los días fueran iguales, no nos daríamos cuenta del paso del tiempo. Si no se reunieran las familias de vez en cuando, los lazos que las unen se romperían. Es lo que sucede en estas épocas navideñas que nos permiten pensar en el año que termina, planear o soñar con el año que viene, encontrarse con los suyos tratando de restaurar esa célula familiar que existió cuando de niños vivíamos juntos bajo el mismo techo familiar protegidos por nuestros padres.

Sin necesidad de buscar motivos religiosos o comerciales, me gusta dejarme llevar por este ambiente de paz, como una tregua en la lucha diaria para sobrevivir o ganar batallas de todo tipo que peleamos consciente o inconscientemente. Los niños disfrutan con la ilusión de los regalos que les llegan con su magia. Regalarse cosas es una buena muestra de afecto.

No sé en cuantas familias tienen que lidiar con conflictos que llevan a enemistar hermanos o padres al punto de no poderse ver ni en pintura. Ni hablar de de los huérfanos, la personas solas o sin dinero marginados de estas fiestas inalcanzables y lejanas. Pensar en los países en guerra es otro dolor de cabeza.

Poder olvidar por unas horas esos problemas locales o mundiales es una suerte. Por eso mismo disfruto esos momentos compartiendo una buena cena en familia, música, cantos, regalos o risas. Ya tendremos tiempo de volver a preocuparnos con la esperanza de no enloquecernos de desesperanza e impotencia.

12:13 Anotado en Elucubraciones | Permalink | Comentarios (0) | Tags: fiestas, treguas

jueves, 24 diciembre 2015

Noël au balcon, Pascuas junto al fogón

NV-IMP937.jpgHoy parece un día de primavera. La única diferencia es que cayó la noche más temprano. Una señora que nació aquí me decía que cuando era niña también hubo navidades similares. Claro que es más bonito cuando todo está blanco cubierto de nieve. Hace como veinticinco años nevó justo el 24 de diciembre y en pocas horas nos sentimos verdaderamente en invierno. Una vez pasamos Navidad en la montaña en un ambiente de tarjeta postal.

¿Será el calentamiento global? Si los países no cumplen las promesas que hicieron en la COP21, ¿qué será del planeta? Este tipo de pregunta me está dando ideas para una novela futurista sobre un mundo nuevo.

Es como la película Regreso al futuro II que hace unas semanas fue recordada ya que coincidía la fecha con la llegada de Marty McFly al futuro. Es angustioso para muchos pensar en estas cosas. A mí me divierte imaginar a la humanidad dentro de un siglo. Aunque fuera un adivino y con una bola de cristal leyera lo que va a pasar, daría lo mismo pues no estaremos vivos para esa época. Leer lo que escribieron los futurólogos hace cuarenta años muestra lo equivocado que uno puede estar. Julio Verne imaginó progresos tecnológicos que se hicieron realidad pero no resultaron como él pensaba.

Ojalá llegue a escribir esa novela. Por lo pronto estoy documentándome y dejando vagar mi imaginación.

martes, 22 diciembre 2015

Se acerca el fin del año

NV-IMP935.jpgYa es un tópico decir que el tiempo vuela. Me doy cuenta una vez más al ver lo poco que escribí en el blog este año. Tengo en espera varias notas sobre películas o espectáculos que he visto o libros que he leído además de comentarios sobre lo que va pasando. No sé cómo hacía para escribir cotidianamente al comienzo. Mis horarios estaban mejor organizados o me las ingeniaba para robarle tiempo al tiempo. Ahora que tengo todos los días disponibles para mí se me van en un abrir y cerrar de ojos.

Esto es un diario abierto que tengo tan abandonado que los pocos lectores que tenía se habrán esfumado. Voy a intentar retomar el ritmo de escritura pues me hace falta y se me olvidan las ideas por no plasmarlas en el papel electrónico. Claro que escribo o preparo escrituras fuera del blog, pero este ejercicio es bueno para practicar regularmente y entrar en contacto con ciberamigos. Ya veremos.