Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

martes, 17 agosto 2010

Casos curiosos

NV-IMP670.JPGMe contaron una anécdota (o más bien un caso insólito) que no sé si será cierta, pero es plausible. Una mujer fue a visitar a su hermana que vive emigrada en EE. UU., allá se enferma y tienen que llevarla al hospital. Como no ha previsto seguro de salud para ese viaje, su hermana decide entregar su propia tarjeta de identidad y documentos del seguro pensando que no es nada grave, que la atenderán rápidamente y pronto estarán de nuevo en casa. En las fotos se parecen, sobre todo si es un gringo el que las compara. Sin embargo, el caso se complica y la mujer muere. Oficialmente es su hermana la muerta pues fueron sus papeles los que sirvieron para identificarla. ¿Qué hace? Decide regresar a su país con el cuerpo de su hermana para enterrarla. Viaja con los documentos de la muerta y ya en su tierra, en lugar de volver a EE. UU. para desenredar el caso y presentarse ante la justicia, se queda a vivir en su país de origen y no regresa nunca. Extraño, ¿no?

viernes, 16 julio 2010

Castillo de Voltaire

NV-IMP662.JPGMe gusta la fiesta del 14 de julio en Ferney-Voltaire pues tiene un ambiente muy familiar. Siempre hay público de todas las edades. Este año la novedad fue el sitio. Por primera vez se organizó en los jardines del Castillo de Voltaire y con la buena suerte de que el tiempo estuvo clemente. Después de un día caluroso, la velada estuvo fresca y sin lluvia que era la principal amenaza. Conversé con muchos amigos y conocidos que estuvieron allí. Lo extraordinario fue ver desde lejos a un señor ir furioso a buscar a su esposa en la pista de baile y llevársela de los brazos de su pareja de rocanrol que quedó completamente sorprendido. Los vimos pasar discutiendo furiosos hacia la entrada del castillo, la persona que bailaba con ella era un amigo que estaba en nuestra mesa y que pronto vino a contarnos lo que le había pasado. A los pocos minutos vimos a la señora regresar a la pista de baile sola y al pasar frente a nuestra mesa la vimos sonreír como si nada. El resto son suposiciones. ¿Habría dejado al marido esperándola con sus hijos necios? ¿Al hombre no le gusta bailar y le es insoportable ver a su mujer en brazos de otro? ¿Se estaba ella desquitando y echando unas canitas al aire para volver al día siguiente a la rutina de ocuparse como una buena ama de casa de su maridito? En fin, se puede no inventar cualquier cuento.

jueves, 08 julio 2010

Ireneo, el nada olvidadizo

NV-IMP660.JPG«Me parece muy feliz el proyecto de que todos aquellos que lo trataron escriban sobre él», Borges, 1942

Mi hermana Inés me recuerda al personaje de Borges que tenía una memoria increíble. Hace poco hablando con ella por teléfono le dije que hacía ya como dos años que no iba a Colombia. Me contestó, sí la última vez ustedes llegaron un 13 de diciembre. Le creo sin dudarlo. Ella se sabe de memoria los cumpleaños de todos los miembros de la familia, vivos y muertos. Los números telefónicos también los memoriza sin problema. Recuerda lo que pasó en muchas fechas con mucho detalle.

No me quejo de tener mala memoria pero hay cosas que olvido fácilmente. Me consuelo pensando que son cosas sin importancia o que no les pongo cuidado. Dicen que con los años uno recuerda muy bien lo que pasó hace tiempo y olvida rápidamente lo sucedido hace poco. Afortunadamente la mente es selectiva y tratamos de quedarnos con los mejores recuerdos.

Parece que Funes disfrutó de sus cortos años de vida gracias a su súper memoria. Me gustaría tener una muy buena memoria pero si pudiera borrar lo inútil como cuando uno limpia el disco duro del PC. Lo peligroso es que lo que ayer parecía inútil hoy puede no serlo. Por eso en el mundo informático hay programas que recuperan información borrada o que la policía logra desenterrar información de un disco duro que el dueño creía limpio de sospechas.

El funcionamiento de la mente siempre me ha impresionado e interesado. Cuando juego scrabble, por ejemplo, a veces encuentro palabras que nunca uso y que sin embargo están ahí escondidas en algún rincón del cerebro esperando a que las necesitemos. Es como si tuviéramos compartimientos para cada cosa y con apenas un olor, un color o una sensación particular revivieran de repente. Parece en todo caso que mi hermana es otra prima (colombiana) de Funes.

09:11 Anotado en Recuerdos | Permalink | Comentarios (0) | Tags: memoria, borges