Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

domingo, 06 diciembre 2009

Lengua de hacha

NV-IMP559.JPGLa pareja caminaba lentamente por la calle del Amor Hermoso. Ella hablaba sin parar. Él escuchaba silencioso sus reproches llevando una bicicleta por el manubrio mientras caminaba a su lado. Al llegar a la esquina de la calle de Marcelo Usera, giraron a la derecha siempre con la misma parsimonia durante dos cuadras hasta doblar por la calle del Olvido. Fue ahí que él utilizó el arma más afilada que tenía a su alcance, su lengua serpentina, con la que le clavó una docena de puñaladas.

Le dijo a voz en cuello: primero, ya no te quiero; segundo, tengo otro amor; tercero, eres demasiado egoísta y celosa; cuarto, ya no eres la de antes; quinto, no quiero volver a verte; sexto, déjame tranquilo; séptimo, devuélveme todas mis cosas; octavo, tu hijo no es mío; noveno, olvídate de mí; décimo, me has engañado; undécimo, esto se acabó y duodécimo, ten mucho cuidado porque cuando tengo furia puedo ser muy violento y no me controlo.

Porque entre la décima y la undécima puñalada no pudo evitar pronunciar su nombre despacito, con mucho amor. Ya que la primera puñalada fue la más certera tomó forma de silencio y de gritos acallados.

La mujer se puso histérica y llorando empezó a gritar. El hombre se subió a la bicicleta y trató de irse. Ella se aferró a la parrilla de atrás impidiéndole tomar impulso. En el forcejeo, ella se calló al suelo y el hombre siguió tirando con fuerza para desprenderse de ella. Varios peatones contemplaban la escena sin intervenir.

Un empleado de la inspección de antenas telefónicas, un joven estudiante y un librero que se dirigía a su trabajo evitaron una tragedia enfrentándose al hombre. El librero se bajó de su carro blandiendo un diccionario y ataco al agresor golpeándole la cabeza. El empleado lo atacó con un teléfono celular que le envió de un golpe certero en la nariz, mientras el joven estudiante lo distraía con su maletín lleno de libros.

«Ni a un cerdo se le habla de esa manera», declaró el estudiante. El empleado de inspección arrastró a la víctima hasta su auto. Ella misma llamó una ambulancia que la llevó a un hospital psiquiátrico de urgencia.

Mientras llegaba la policía un grupo de personas acorraló al violento junto al portal de una editorial de novelas policíacas donde se mantuvo tranquilo y en estado de choque mordiéndose la lengua.

lunes, 30 noviembre 2009

Mots rares

NV-IMP557.JPGL'archéologue surveillait les fouilles avec attention. Un paludier lui donnait un coup de main avec un bident pendant que les autres assistants crossent pendant la pause café. « Après la pause, vous rélargirez le trou un petit peu, s'il vous plaît», leur a-t-elle demandé. Elle était affétée, mais quand elle a vu la malle romaine, elle a crié de joie. Le contenu était étonnant. Un scutum avec des réglures sur lesquelles une inscription zende à côté d'un taiji parlait de la route de la soie. Un wormien taillé comme un amulette. Des restes liniers, un peigne hyaloïde et quelques leus.

  • Affété, e = adj. Vx. Maniéré.
  • Bident = n.m. Fourche à deux dents.
  • Crosser = v. 10. Sp. Pousser avec une crosse.
  • Hyaloïde = adj. Qui a la transparence du verre.
  • Leu = (pl. lei [lèy] ou leus) n.m. Unité monétaire de la Roumanie.
  • Linier, ère = adj. Relatif au lin.
  • Paludier, ère = n. Ouvrier des marais salants.
  • Réglure = n.f. Manière de tracer des lignes.
  • Rélargir = v. 40 Élargir davantage.
  • Scutum = (pl scuta ou scutums) n.m. Antiq. Rom. Bouclier. - Zool. Partie du thorax des insectes.
  • Taiji = [tay(t)chi] n.m. Symbole chinois représentant le principe originel de l'univers.
  • Wormien = [v-] adj.m. Os wormien : petit os du crâne.
  • Zend, zende = [z-in-d] adj. et n.m. Se dit de la langue des textes sacrés du mazdéisme (réligion de l'Iran ancien).

Palabras raras

NV-IMP558.JPGHoy tenemos una receta de cocina internacional. Un plato muy ñeque, que un acroy del siglo XX dejó escrito con términos bahúnos en su testamento escondido en un dexto. Una semana antes hay que tomar unas infusiones de sen para preparar el estómago. Es importante afilar muy bien el cuma y encargar rizomas de ube sin buruscas que lo acompañan muy bien. La base es una mezcla de xeca, cema, acema y carnes de bodes bien farpadas. Se cuece en una olla sobre un hueco en la tierra donde unas piedas muy gordas se calientan con carbón. Para darle un aroma especial la olla se enhena.

  • Acema = f. Ven. Pan dulce en forma de disco elaborado con harina de trigo y bicarbonato sódico y condimentado con anís y papelón.
  • Acroy = m. Gentilhombre de la casa de Borgoña, que acompañaba al soberano en ciertos actos públicos y le seguía a la guerra.
  • Bahúno, na = adj. p. us. Bajuno (bajo, soez).
  • Bode = m. cabrón (‖ macho de la cabra).
  • Burusca = 1. f. C. Rica. Brizna (1. f. Filamento o hebra, especialmente de plantas o frutos).
  • Cema = f. Méx. Pan de acemite (1. m. Afrecho con alguna corta porción de harina).
  • Cuma = f. Am. Cen. Cuchillo corvo para rozar y podar.
  • Dextro = m. Espacio de terreno alrededor de una iglesia, dentro del cual se gozaba del derecho de asilo y de algunos otros privilegios.
  • Enhenar = tr. Cubrir o envolver con heno.
  • Farpado, da = adj. Que remata y está cortado en farpas (Cada una de las puntas agudas que quedan al hacer una o varias escotaduras en el borde de algunas cosas, como las banderas, los estandartes, los planos de veleta, etc.).
  • Ñeque = 1. adj. C. Rica, Ec. y Nic. Fuerte, vigoroso.
  • Sen = 1. m. Arbusto oriental, de la familia de las Papilionáceas, parecido a la casia, y cuyas hojas se usan en infusión como purgantes.
  • Ube = m. Filip. Planta de la familia de las Dioscoreáceas, que produce rizomas comestibles.
  • Xeca = 1. f. Guat. Pan poco refinado. 2. f. Guat. Cabeza de una persona.